Radio Pandemia

MANIFIESTO

Gracias a un virus, el mundo cambió Así, la vida cotidiana se ha quebrado y resignifica todas sus actividades. En Radio PANDEMIA trabajamos sobre una muy importante de ellas: escuchar música.
Algo que se había vuelto vago, parte del tumulto. Algo que comenzó a hacerse a la ligera y sin atención. La música es una de las relaciones más valiosas que debemos tener, y que pide abrir el corazón para bombear sangre sabrosa.
Radio PANDEMIA se funda desde la ciudad de Neuquén, en la Patagonia argentina, el histórico día del 20 de marzo de 2020, fecha en la que se decretó la cuarentena en el país. Las puertas de las casas se cerraron pero las de Radio PANDEMIA se abrieron. Sumándose a su aventura cada vez más seres humanos apasionados por la música y la comunicación, ofrecemos un plantel de curadorxs y melómanxs dedicado semanalmente a sumar maravillas para escuchar, conocer, bailar y curiosear.
Radio PANDEMIA también advierte que en esta generosa y gloriosa tarea, existen serios peligros: los algoritmos. ¿Cómo me llegó lo que estoy escuchando? La industria discográfica, y no la bonita, sino la macabra, la agrotóxica, ha encontrado a través de las plataformas de streaming un implacable instrumento para llevar a nuestros oídos siempre hacia el mismo lugar de encierro de consumo.
Es por esto que en Radio PANDEMIA resignificamos la importancia de la selección humana en la disposición de la música y la posibilidad de conocer más. En los años 70, las radios eran así. Compartir música, más allá de tener que ver con cuestiones de conocimiento, es en primer lugar, un acto de amor. Un millón de canciones que no compusimos, son nuestras. Ese amor nos une como comunidad.

Disfruten. Amen. Vivan.